viernes, 8 de marzo de 2013

Cuarenta y cinco

Se iba el día (sí, otro día) sin remedio, sin misterio. Como tiene que ser.