lunes, 11 de marzo de 2013

Cuarenta y siete

Un árbol de luz hace pensar en el arbusto encendido que se le apareció a Moisés, en la orden que Dios le dio a Abraham cuando su hijo estaba sobre una pila de madera y en que hay que desconfiar de los iluminados. Aunque simulen ser vegetales.